Esta entrada recoge la reflexión realizada por Salvador Rubiales Márquez sobre la antigua posada y molino de aceite existente en el nucleo, ya despoblado, de Gandul, perteneciente al municipio de Álcala de Guadaira en el trabajo desarrollado en la asignatura Patrimonio Urbano y Planeamiento durante el curso 2016-2017. Salvador pone en cuestión el bajo estado de conservación de dichos elementos arquitectónicos, debido a que las administraciones públicas no han considerado el valor del elemento ni su presencia en el medio, tanto paisajística como históricamente.

Esta reflexión surge debido al conflicto y debate sobre su conservación que está presente en la actualidad del Municipio y Ayuntamiento de Álcala de Guadaíra, debido a sus últimos derribos por parte de los propietarios en contra de varios grupos que defienden su protección como es el caso de “Alwadi-ira-Ecologistas en Acción”, debate que se ha llevado incluso a los periódicos locales.

El edificio “La posada” se sitúa entre el núcleo de Gandul y el antiguo trazado del Tren de los Panaderos, el cual unía las poblaciones de Carmona y Alcalá de Guadaíra. Es un recinto cerrado de planta rectangular, originalmente propiedad del marqués y probablemente construido entre los siglos XVI y XVII. En el cual se distinguen principalmente 4 elementos, la torre de contrapeso (demolida recientemente), el patio de labores, la posada y las salas y espacios de obtención de aceite.

En la actualidad, el conjunto no tiene ningún tipo de protección, de hecho, según PLAN DE ORDENACIÓN DEL TERRITORIO DE LA AGLOMERACIÓN URBANA DE SEVILLA se protege la zona del núcleo del Gandul, la meseta, zona arqueológica, y parte de la vía verde de los alcores asociado a recursos culturales, por lo que no protege la zona de “la posada” y su entorno más cercano.

Según Salvador, se debería conservar y proteger el conjunto de la posada y molino de aceite, con un fin cultural y educativo hacia la población, pues la enseñanza de valores como: la mezcla de usos, hechos históricos acontecidos en el mismo y alrededores, la explotación agraria, obtención del aceite, y el propio funcionamiento del conjunto. Además, enumera alguno de los valores patrimoniales como son, la singularidad, la mezcla de usos en un mismo conjunto, como parte de un conjunto de elementos de explotación en los Alcores, su valor histórico como elemento principal y de recepción de los visitantes a lo largo de la histórica hacia el poblado del Gandul, la localización estratégica entre dos caminos importantes, así como su valor paisajístico como elemento de enclave, ya que con la torre de contrapeso y sus grandes muros de tapial, son un polo de atracción hacia el núcleo del Gandul y, la importancia en un recorrido cultural que forma parte del actual vía de los alcores.

En conclusión, para el alumno, la pérdida de la torre de contrapeso que formaba parte del molino es un síntoma más de la inexistencia de un proyecto integral para la recuperación y protección de algunos elementos de nuestro patrimonio histórico, menos conocido y turístico, por lo que sería importante la implantación de unas medidas preventivas para que el inmueble no se perdiera debido a su abandono o mal entendimiento (demolición) por parte de los propietarios o la propia población de la zona.

Consulta el trabajo completo