Esta entrada recoge la reflexión realizada por Marta Lara Peña sobre las dificultades de conservación del patrimonio cultural en el trabajo desarrollado en la asignatura Patrimonio Urbano y Planeamiento durante el curso 2015-2016. Marta aborda esta problemática a través del estudio de las sucesivas intervenciones realizadas en la Iglesia de Santiago del Real y del Refugio de Jerez de la Frontera, cuya historia viene marcada por las continuas intervenciones realizadas desde su construcción en el S. XV.

El templo jerezano al que da nombre el barrio en el que se encuentra, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931 y lleva cerrado desde 2005, tras detectarse un «grave riesgo de derrumbe» del edificio, siendo principios de 2015 la fecha que barajaba el Obispado para la reapertura definitiva de la iglesia al culto y que no se ha cumplido por el retraso en las obras. También es reflejo de cómo las exigencias legales quedan exentas de medidas cuando no se abordan en el tiempo sus posibles rehabilitaciones, quedando a expensas de solucionar los problemas de conservación patrimonial cuando estos son graves o han producido consecuencias más calamitosas. El ejemplo propuesto ignora y atenta tanto el espíritu mismo de la Ley de Patrimonio Español como artículos literales como: “propietarios, titulares o poseedores han faltado a su deber de conservación, mantenimiento o custodia” (art.36.1); “con la indolencia, se han puesto en peligro los valores patrimoniales” (art. 36.2); “no se han realizado ninguna obra directa necesaria como recurso de amparo de los bienes” (art. 36.3); “desuso del recurso de expropiación forzosa” (art. 36.4).

La Junta de Andalucía perdió el control de la iglesia de Santiago del Real y del Refugio ante la paralización de las obras de consolidación que asumió cuando el templo tuvo que ser cerrado por ruina en 2005. Comprometida con los trabajos de emergencia, éstos quedaron sin concluir, paralizados por la falta de inversiones en la rehabilitación, dejando este espacio religioso pasto de los expolios y generándose un millón de euros más de los previstos inicialmente fruto del abandono.

La ausencia de actuaciones y también de la entrega del edificio para que otras instancias pudiesen intentar salvarlo provocó la decisión del Ayuntamiento de declarar la caducidad de la licencia de obras concedida para ello a la administración autonómica. El Obispado de Jerez actuó en consecuencia y ocupó el templo por medio de una delegación que encabezaba el propio obispo acompañado por la alcaldesa.

El informe del arquitecto Emilio Yanes justifica los daños que el abandono ha generado. La realidad señala, sin embargo, que apenas si ha servido de mucho todo lo realizado tras la etapa de abandono y que el estado estructural de Santiago requiere de esfuerzos por importe de un millón de euros necesario para la puesta a disposición de la piedra de las inyecciones consolidantes que necesita.

Su trabajo parte de una introducción histórica, para continuar exponiendo brevemente las intervenciones anteriores a la última realizada para su rehabilitación, que está pendiente de concluir; y a la que se dedica un estudio más pormenorizado basado en la tesis doctoral de Mª Esperanza Rodríguez Mayorga, “Rehabilitación del templo de Santiago Apóstol de Jerez de la Frontera”, 2011, para el análisis y diagnóstico de sus problemas; y las soluciones adoptadas por la empresa pública Tragsa, a la que el Obispado de Asidonia-­‐Jerez ha encargado la rehabilitación de los trabajos que tuvieron que ser interrumpidos en 2010 tras declararse en suspensión de pagos la empresa contratada para ello por la Junta de Andalucía. El estudio de la situación de Santiago del arquitecto Emilio Yanes, encargado de dirigir el proyecto de nuevo, como ya hizo en la etapa anterior de las obras que contrató la Junta, y sobre las que advirtió de la necesidad de actuar ante el «riesgo inmediato» de caída del templo cómo se han acometido las reformas.

Por último, el trabajo presenta una serie de conclusiones en relación a los trabajos desarrollados y a la conservación del patrimonio. Se acompaña con un anexo fotográfico del templo con fotografías de intervenciones anteriores y actuales donde se aprecian algunas de las ya realizadas.

Consulta el trabajo completo